El día 5 de enero los niños dejan los zapatos  en el árbol de navidad antes de ir a dormir para que los  Reyes Magos depositen los regalos y juguetes
 
volver